De “Las edades de Gaia”, James Lovelock

…….en los años recientes la «pureza» de la ciencia se guarda de una manera incluso más celosa mediante una inquisición autoimpuesta basada en la revisión de los colegas. Esta institutriz bien intencionada pero de mente estrecha se asegura de que los científicos trabajen de acuerdo con el criterio convencional y no en la medida que la curiosidad o la inspiración los motiva.

Faltos de libertad se encuentran en peligro de sucumbir al examen de trivialidades o de convertirse, como los teólogos medievales, en criaturas del dogma. Como científico universitario habría encontrado casi imposible dedicarme a tiempo completo a la investigación de la Tierra como planeta vivo. Para empezar no habría financiación para una investigación tan especulativa. Si hubiera continuado con la idea y trabajado en ella durante mis horas de almuerzo y mis ratos libres, no hubiera pasado mucho tiempo sin que recibiese un requerimiento del director del laboratorio.

En su despacho me hubiera avisado de los peligros para mi carrera de continuar en un tema de investigación tan poco de moda. Si ello no fuese suficiente y yo continuase hubiera sido requerido una segunda vez, y me hubieran avisado de que mi trabajo comprometía la reputación del departamento y la propia carrera del director.

Escribí el primer libro de Gaia con la sola ayuda de un diccionario y he decidido escribir éste del mismo modo. Estoy perplejo por la respuesta de algunos de mis colegas científicos que me recriminan por haber presentado un trabajo científico de este modo. Las cosas han tomado un giro extraño en los últimos años, casi se completa el círculo de la famosa lucha de Galileo con los teólogos. Sólo que ahora son los mismos científicos quienes se hacen esotéricos y se convierten en el azote de la herejía.

No fue siempre así. Uno puede preguntarse: ¿Qué fue de los personajes románticos llenos de color, los profesores locos, los doctores no científicos que parecía que eran libres de recorrer todas las disciplinas de la ciencia sin descanso o impedimento? Todavía existen y de alguna manera estoy escribiendo como un miembro de esta especie rara y en vías de extinción.

Bromas aparte, me he tenido que convertir en un científico radical porque la comunidad científica es refractaria a aceptar teorías nuevas como un hecho. Pasaron unos 150 años antes de que la noción de que el calor es una medida de la velocidad de las moléculas se convirtiese en un hecho para la ciencia, y 40 años antes de que la teoría de placas tectónicas fuese aceptada por la comunidad científica.

Quizás ahora pueda entenderse por qué trabajo en mi casa manteniéndome a mí y mi familia con cualesquiera medios que llegan a mi mano. No es una penitencia sino una deliciosa manera de vivir que los pintores y los novelistas siempre han conocido. Compañeros científicos, uníos a mí. No tenéis nada que perder excepto vuestras becas.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Morgan (pelicula 2016)

Bien, vamos a volver a centrar una “critica de cine” desde un punto de vista racional.

Existen criticas  desde el comentario “No hay demasiadas capas, ni matices en el guión, unidireccional…..” hasta el comentario “…aquellos que busquen algo de genero inteligente y vanguardista encontrarán mucho que saborear…”

Nosotros, partiendo del dato de que no es una película horrorosa artísticamente (las hay muchas que son así) vamos a recomendar la razón por la cual la consideramos interesante.

“Morgan” es un engendro científico con base humana pero que presenta algún problema de “control”. No es de entrada un producto diferente al de otras creaciones científico-hollywoodienses. Pero sí que presenta una característica a mi entender destacable. Los creadores de “Morgan” se han visto tan involucrados en su existencia y durante tanto tiempo (cinco años conviviendo día a día, aislados con ello), que le toman un afecto desmedido a su criatura. Hay que notar que este afecto tiene dos fuentes: la primera tiene que ver con el hecho de que es una creación científica, esto es, de una manipulación humana, tras horas y días de interminable trabajo. El proceso de implicación en el propio trabajo es pues destacado, primordial; aquí no puede haber desapego y por tanto imparcialidad en el juicio. La segunda tiene que ver con el hecho de que “lo creado” (el resultado de una manipulación) es un ser humano, o al menos aparentemente, con sus reacciones, su belleza, sus emociones……

Pero ¡ay¡, existe ese problema de control.

Un protocolo comienza a ser llevado por “la empresa” encargada de ello.  Una “agente” (Kate Mara) y un psicólogo (destacable Paul Giamatti) se presentan para evaluar la situación, torciéndose ésta definitivamente.

Quiero destacar el papel de Toby Jones, de lo más creíble de toda la película, al reflejar el desvelo y afecto por su creación. Sin embargo, su destino, como el de todos los científicos enamorados de su “engendro” es el que cabe esperar por las premisas de la argumentación: la criatura devora a sus progenitores. Y es que la empresa científica desvela el verdadero Defecto de Control: una creación sin medida ni objetivo ético. Unos gigantes hiperespecializados que sucumben ante las consecuencias de su exceso de ilusión.

Una primera moraleja de esta película muestra que es mejor que los creadores con corazon de niño (en el peor de los sentidos) mueran antes que el ser humano se vea infectado por sus creaciones.

La segunda, la dejamos a la apreciación del respetable, que la podrá elaborar por sí mismo.

——————————

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Los Milagros del Cielo (pelicula)

Antes de ver la pelicula con tal titulo leí una serie de críticas, como de costumbre hago, para ver si merece la pena atender a ella.

Dos de las críticas son de tal tenor:

“Propaganda espiritual. (…) no se ahorra (casi) nada en la explicitud de la agonía de la niña ni, casi en consonancia, en la cursilería de la visualización del prodigio”

y la siguiente

“Solo aspira a complacer las creencias preexistentes de su público natural, y a dejar que estas rellenen los boquetes causados por la tosquedad de la narración.

 

Los señores Ocaña y Salvà puede que parezcan haber, primero, visto detenidamente la película, y segundo, hacer una crítica acertada tras haberla visto.

Pues ni una cosa ni otra.

A lo largo de su desarrollo es cierto que la película tiene afirmaciones religiosas de una pareja que “va a misa” los Domingos, hablan de rezar con sus hijas, etc

Pero la clave de la trama es la enfermedad de una de las tres niñas y el sufrimiento de tal inocente. El sufrimiento va empeorando y la angustia de la familia va por tanto en aumento. Entretando van sucediendo anédotas, alguna negativa y varias positivas (en medio del sufrimiento) que ofrecen densidad al argumento.

Y es aqui donde los señores “Ocaña y Salvá” se equivocan. Porque lo que va sucediendo no tiene que ver nada con la “espiritualidad” ni con las “creencias preexistentes· y sí con lo que cualquiera puede llegar a vivir cuando sufre lo que tiene que sufrir por un familiar cercano, independientemente de cual sean sus “opiniones”. Las luchas contra los médicos que la dicen una vez que lo que tiene es simple intolerancia a la lactosa, otra que es solo un reflujo gástrico…..hasta que llega el diagnóstico que confirman los peores temores de la familia, y en concreto de la madre, interpretada por una Jennifer Garner que yo no habia visto nunca con tanta intensidad dramática.

He dicho que había anécdotas positivas. El dependiente de la compañia aerea que manipula el ordenador para que padre e hijas puedan coger el avión y ver a la niña en estado grave, la camarera que se ofrece a madre e hija para enseñarles la ciudad, incluido el Acuario, la Secretaria del médico que a pesar de estar contratada hace solo 15 dias, arriesga su trabajo consiguiendo hacer saltar en la lista de espera de meses a Anabel,  y especialmente el médico especialista en pediatría que no para de intentar hacer reir a las niñas internadas en grave estado y que desarrolla una constante atencion hacia ellas.

Pero hay además un par de casos de esos que le dejan a uno al borde de apagar la televisión: llega un momento en que la hija, entre lloros, pide a la madre dejar de vivir aunque la madre le explique que no va a dejarla (yo tuve que quitar el volumen unos segundos). Y lo que ya supone rizar el rizo: madre e hija vuelven a casa para pasar los ultimos dias o semanas en familia lo que le quede de vida, y jugando con sus hermanas, Anabel cae de cabeza unos diez metros de altura por el interior de un arbol, teniendo que ser rescatada por los servicios de emergencia, ya de noche, en estado aparentemente ya “terminal”.

Este es el relato de una contra-crítica.

El final tiene una parte de lectura espiritual (casi increíble), pero no se equivoquen: es una película de profundo trasfondo humano apta PARA TODOS, y no una película de deshecho como tan equivocadamente la califican esos “Distinguidos críticos”.

Con la inmensa cantidad de porquería que hay por ahí……..

Postdata: la película está basada en un hecho real, y, al final, sale la familia entera protagonista real de los hechos.

 

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Schumpeter y su camino al socialismo (y 7)

Hay un aspecto que domina la visión de Schumpeter y que no consta en la Propaganda Comunista o de izquierdas: no se trata (en principio) de crear falsas ilusiones a la gente que compone una sociedad capitalista, especialmente cuando se está a punto de sufrir la última transformación; como reseñamos antes, se trata de una automatización de los procesos económicos que va calando en las mentes y las almas de los ciudadanos el gran Motivo. La ilusión, la propaganda, ni tan siquiera un gran combate liberador final dan pie a la Sociedad Socialista. El sentimiento predominante, con dos cabezas, es otro: a la creciente hostilidad hacia el sistema capitalista se le une la desafección de aquellos que en otro tiempo hubieran luchado o movido los hilos por su permanencia y extensión.
Sin embargo, se nos antoja que esta visión casi mecánica de los acontecimientos sociales es algo (o mucho) carente de una mínima visión antropológica.
Sin embargo, se nos antoja que esta visión casi mecánica de los acontecimientos sociales es algo (o mucho) carente de una visión antropológica, de una visión de la naturaleza humana que solo entra en su ecuación con la observación acerca del apego de los campesinos por la tierra que trabajan y por tanto por su propiedad. Y, naturalmente, asimismo, la observación de la naturaleza humana “acomodándose” a la automatización social.
Schumacher se detiene pues en una antropología servil al automatismo y estatismo al tiempo que enemiga del capital. Cualquier conato de resistencia es tratado bien como algo sin importancia, bien como algo ante lo cual un imponente Ejército Rojo puede lidiar y al cual hay ciertamente que reforzar.
Se nos antoja pues un chiste cuando apela a los contenidos “culturales”, asunto sobre el cual no merece la pena exponer sus pinceladas. Eso sí, ya hemos visto que los intelectuales (y por lo tanto, con ellos, cualquier contenido inteligible desligado de la adaptación al sistema) quedan eliminados de un plumazo.
La arrolladora fuerza de un Estado no es sin embargo objeto de chiste alguno. La Unión Soviética consiguió aumentar definitivamente la producción, consiguiendo incluso llegar a poner un hombre en órbita terrestre, el primero. La disciplina durante y tras la Gran Guerra, con sus millones de personas trabajando en las minas de los Gulag, terminó por dar forma al espejismo de un sistema alternativo, propugnado por parte de la intelectualidad europea y con ella mundial.
Con el inmenso crecimiento tecnológico en nuestro poder es improbable que un Experimento tal no cause un sufrimiento inimaginablemente mayor que el relatado y supuesto en la novela distópica “1984”.
Por contra, la concepción decimonónica del Progreso se debilita y las masas recelan cada vez más del estado. Y aunque el alma de éstas se haya vuelto más servil, el desapego, versión más pacífica pero también más soterrada de la hostilidad, aumenta.  Y, ¿qué se puede esperar de un sistema, de cualquier sistema, hueco en su sustancia?
                                                                —————————————

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Scumpeter y su camino al socialismo (6)

Su especialidad era la Fisioquímica, pero, hombre insatisfecho, se dedicó a la Epistemología de la ciencia, y, tras ella, a la de las ciencias sociales. Michael Polanyi hizo de entre sus trabajos acerca de la labor científica un descubrimiento central que reconoció asimismo en las sociedades: que la espontaneidad humana, entendida como colaboración libre entre personas comprometidas en una tarea, sin necesidad de planificación, esto es, de asignación dirigida de pasos a seguir por parte de una Autoridad central y centralizante, funciona por sí misma de la forma más efectiva posible.
Polanyi utiliza la imagen de un gran rompecabezas donde todos colaboran en su resolución y donde los pasos dados por los participantes condicionan los pasos del resto del conjunto en orden a la resolución del enigma. Nuestro autor aplica el término adaptación, pero ésta es humana pues los esfuerzos de los participantes tienen una connotación racional y todos se ven comprometidos en una empresa común. Por contra, resolver un rompecabezas bajo las directrices y el control de una autoridad no sólo sería ineficaz en comparación, sino que además el efecto de la cooperación entre los participantes sería nulo.
Es más: un funcionamiento dirigido/centralizado está coordinado pero de una forma especial (amputada) : cada participante de una pirámide tiene como principal contacto laboral a una persona en un nivel inmediatamente superior o bien inferior al suyo; cualquier contacto significativo fuera de esta jerarquía laboral (una adaptación por contacto con alguien del propio nivel o más allá del nivel inmediatamente superior) cortocircuitaría la estricta línea de autoridad establecida por el sistema centralizado.
En el caso soviético, y tras el primer experimento centralizador, Trotski escribió acerca de las dificultades de establecer una cabal Planificación Centralizada afirmando que: “… se necesitaría una Mente Universal como la que concibió Laplace para que un sistema de estas características obtuviera buenos resultados” (pag 144 Polanyi citando a Trotsky de “Economía Soviética en peligro”), y, más explícitamente escribió. “…es necesario mantener ciertas proporciones; para regular la enorme y desorganizada vida económica de manera que las distintas partes mantengan las conexiones necesarias y se alimenten mutuamente…lograr esa proporción, ese nivel de correspondencia interna, es una tarea difícil que el gobierno soviético aún no ha concretado” (del Russische Rundschau, Moscú, 22 de diciembre 1920, pagina 7 ).
Este experimento tuvo así un epílogo: en marzo de 1921, Lenin canceló algunas medidas de planificación y permitió la reintroducción de relaciones comerciales características del capitalismo gracias a lo cual se consiguió una notable recuperación económica.
La ilusión de tal posibilidad autoritaria es ejemplificada por Polanyi trayendo a colación al antropólogo Malinowski que ya señaló tras numerosos estudios que “…la atribución de podres mágicos a los grandes caciques les confiere una autoridad para el liderazgo que es indispensable para la sociedad a la que dominan.” (pag 152)

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Schumpeter y su camino al socialismo (5)

El ejemplo soviético ilumina la viabilidad según el autor:
“…en 1932 el proletariado industrial estaba ya más disciplinado que bajo el último zar….los sindicatos….se convirtieron en exponentes de los intereses sociales y en instrumentos de disciplina y rendimiento….Reconocieron el derecho del director de la industria para despedir obreros a voluntad….No se volvió a oir hablar del derecho de huelga ni del derecho de controlar la producción….” (pags 384-5).
Y ahora una ironía sangrante e hipócrita:
“Si resultara del todo innecesario aplicar sanciones las cosas irían mucho mejor. El punto esencial es que al menos un régimen socialista ha podido alentar en efecto la disciplina de grupo e imponer una disciplina autoritaria. Es el principio lo único que importa y no las formas particulares en que se ha llevado a la práctica” (pags 386-7).
Y, naturalmente, serán esenciales para el nuevo orden la enseñanza y la guía de la juventud adaptada a los objetivos de un estado con “…un ejército rojo lo bastante fuerte para sofocar la resistencia abierta…cargando a derecha y a izquierda sin distinción”. A su vez un control de industrias clave, desde las de armamento a las del cine, comercio de alimentos, etc etc. Por cierto, lo de cine nos recuerda no ya solo a Eisenstein y su “Acorazado Potemkin” sino asimismo a la labor “cultural” de la cineasta nazi Leni Riefensthal entre cuyas obras destaca “El triunfo de la voluntad” laborando por su ideal.
Cuando se ha seguido hasta el final la argumentación de Schumpeter y por mucho que en la nota que cierra su exposición afirma que ésta no se ha realizado de acuerdo a preferencias personales sino con base en su “conciencia profesional”, no puede dejarse de pensar que quizá hay un entusiasmo creciente en sus razonamientos, donde un análisis supuestamente desapasionado da pie al establecimiento de hipótesis aventuradas, una de la mano de las otras, mientras los seres individuales quedan aplastados bajo un gran par de botas cada vez más absolutas y de la forma más delirante.
Y por fin la ironía llega a su extremo cuando el final de la citada nota se cierra con un “…no significa que yo esté entusiasmado con dicha proposición, a lo que me opondría con todas mis fuerzas si fuera inglés”.
Pues no, no era inglés, era checo.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Schumpeter y su camino al socialismo (4)

Porque, mención aparte de sus pobres conocimientos d la Unión Soviética de los años 30, no posee ningún mapa de sociedad socialista real alguna que analizar, del cual extraer consecuencias racionales. La exposición tantea condiciones productivas y organizativas futuras, las lucubra y aún cree proponerlas como necesarias.
De entrada quiere dejar claro que el único tipo de socialismo viable es el “socialismo centralista”, libre de una pluralidad de unidades de dirección económica y libre de sectores territoriales autónomos. El hecho de que niegue el carácter absoluto a la Autoridad Central o hable de un Congreso o un Parlamento es un deseo-ficción poco real.
Para el nuevo modelo social es requisito indispensable una “enorme burocracia”, un “aparato burocrático enorme y omnipresente. Todas las alternativas a dicho aparato significarían el fracaso” (p.368). Postula que este inmenso constructo no es incompatible con la democracia, y sus funciones económicas principales giran en torno a la existencia de un método “para construir un ‘mercado’ de bienes de consumo y orientar la producción según las indicaciones suministradas por el mismo” (p. 334). Paralelamente es necesario suministrar las cantidades correctas de producción para cada una de las ramas de la misma.
Se niega que el Aparato Burocrático llegue a colapsar hundido por su propio peso, y destaca que para ello se necesita reorientar el egoísmo individual, humano, motor económico ya n el capitalismo, al servicio de la sociedad, reconociendo honores, adjudicando viviendas oficiales y yates a altos cargos, etc etc.
Ahora bien, la llegada a este nuevo sistema, aunque necesaria, no es automática; las cosas y las almas han sido configuradas por el capitalismo para el advenimiento del socialismo, pero no por ello dejará de encontrarse con problemas y necesitará de una acción especial: para comenzar, con una reforma constitucional. La fundación de nuevas empresas debe estar prohibida por su carácter opuesto al proceso de socialización. No se descartan revueltas masivas por parte de la población pero se consideran poco probables por las propias características sociales y mentales tanto de la extinta como de la nueva sociedad; así pues debe ser prudente dejar subsistir pequeñas islas de libertad en el artesanado y en especial en el campesinado, clase esta última siempre tan apegada a su propiedad.
Sin embargo el ideal social que se dibuja desde el período de transición es ya confuso. Pues para que la transición se complete es necesario ese igualitarismo drástico, herencia en parte capitalista y en parte posibilitada por la prohibición de iniciativas individuales , pues toda prioridad ha de ser asignada (desde “arriba”, se entiende). Pero por otro lado como los fines de la sociedad han de tener un contenido “cultural” (este es el término que emplea Schumpeter; en su lugar puede leerse “arbitrario”, dependiente de la elección de las élites de turno o según las conveniencias de la misma élite), se pueden admitir desigualdades “hasta el grado que se desee”, alternado la producción y la distribución en la dirección deseada. Son los camaradas gobernantes los que deciden lo que crean mejor para sus gobernados y por tanto los que crean conveniente que estos trabajen más horas de las fijadas por ley (Schumpter dixit), o bien restringir el consumo o ambas cosas a la vez (Schumpeter nuevamente, claro está).
La destrucción primera de normas y agrupaciones precapitalistas y después de estratos pequeños o medianos del propio sistema es medio eficaz para la autodestrucción capitalista. Pero nuestro autor hasta el momento solo ha bosquejado ese grado de destrucción social y cómo establecer el nuevo ideal social.
Para él poco importa tratar estas cuestiones a fondo: la automatización de los procesos y de la mentalidad en las personas conducen de forma irreversible al nuevo sistema, no tan nuevo en la medida en que ya estaba presente por todas partes. De lo que se tratará de aquí en adelante será de asegurar su establecimiento lo más firme posible.
La nueva disciplina autoritaria dispondrá de medios más eficaces para imponer sus mandatos, desligada del guirigay jurídico y político del capitalismo. Además, la opinión pública será favorable a esta nueva ordenación, liberada ya de una clase intelectual, pues esta sociedad cree ya solo en sus propias normas.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized